Hippolyte Bernheim y la escuela de Nancy